Por Rebeca Lp

Si empezáramos con la definición teórica nos referiríamos a “una página de aterrizaje”, es decir, un link que dirige e intenta convertir visitantes en clientes potenciales. Y si pasáramos a lo práctico, podemos decir que es una herramienta útil de “ganar-ganar”, tanto para tu empresa como para quién se registre, pues tú obtienes una base de datos y ellos un regalo.

Normalmente la gente piensa que una landing page es la página web pero no es así, debes tener una y otra. La de aterrizaje exclusivamente es para dar a conocer un producto específico tuyo y a cambio de sus datos, les proporcionas un contenido de aprendizaje a tus visitantes.

La primera etapa del embudo de ventas, cuando aún las personas se encuentran en una fase de descubrimiento o comparación de marcas antes de realizar una compra, es buen momento para lanzar esta landing en modo de banner o link.

¿Para qué sirven? Ha quedado claro pero siendo específicos cumplen funciones como:

  • Atraen a usuarios que aún no conocen tu producto para comunicarse con ellos posteriormente.
  • Crean una comunidad en torno a tu marca con un club de suscripción para que envíes información a sus correos electrónicos o en modo de mensaje a sus teléfonos celulares que ellos mismos te proporcionaron en el formulario.
  • Segmentan tus ofertas si tienes una tienda en línea, la perfecta oportunidad para dar a conocer tus ofertas o promociones.
  • Direccionan a los usuarios a lo que de verdad te interesó publicarles, así no se pierden en tu página web o pierden el interés rápido por no saber que estás anunciando.

Ahora ya conoces y sabes la alternativa que puedes usar para ganar muchos clientes potenciales y a cambio darles algo que sea útil para ellos.